Author Archives: Marta Lanza

About Marta Lanza

Marta Lanza es una asesora jurídica especializada en los procedimientos con la Administración, tanto si se hacen online como directamente "en persona", ayudando a sus clientes a no perderse en las, a veces, procelosas relaciones entre administrado y Administración.

El reto de digitalizar la Administración

El reto de la digitalización de las Administraciones Públicas

Retos y problemas en la digitalización de las Administraciones

Cuando en 2007 se aprobó la Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, ya reconocía en su exposición de motivos que su aprobación era simplemente el reflejo de la época en la que vivía. Que la forma de relacionarse de los ciudadanos había cambiado y el uso de las nuevas tecnologías era una forma más que debía reconocerse por parte de la Administración de manera más activa, por lo que debía proceder a realizar una auténtica digitalización y así permitir a los ciudadanos que se comunicaran con ella de esta manera, o al menos siempre que así lo solicitara.

La comunicación electrónica es un derecho

La comunicación electrónica del ciudadano con la Administración se transforma en un derecho y, por tanto, se pretendía dar el paso definitivo que transformara esta comunicación electrónica en algo menos teórico e impulsar la misma, para que dejase de ser algo que “estaría bien que la Administración ofreciera”, y pasara a ser la forma deseable, normal y hasta “obligatoria” por parte de la Administración, para lo cual, se debían dar los pasos necesarios para que todas las Administraciones realizaran las modificaciones técnicas conducentes a lograr dicha evolución tecnológica.

La digitalización en la actualidad

La triste realidad es que, casi 10 años después, no todas las Administraciones se han adaptado o, si han comenzado el proceso, no lo han hecho completamente y para todos sus procedimientos, entendiendo esta digitalización como la posibilidad de que el ciudadano pueda realizar todos los pasos de un procedimiento administrativo de forma electrónica. De hecho, en muchos casos esta adaptación aun se limita a colgar en su web formularios de inicio que el particular deberá imprimir y cumplimentar (por ese orden) antes de poder presentarlo en alguno de los registros reconocidos legalmente.

Evidentemente, esto no sucede en todas las Administraciones, y es de sobra conocido que hay algunas que llevan trabajando todos estos años en mejorar su sede electrónica para digitalizarse y lograr ese objetivo de convertirse en una auténtica Administración Electrónica o eAdministración.

En estos días, precisamente, tenemos como ejemplo claro, a la Agencia Tributaria, que no solo ha ido poniendo a disposición, de los contribuyentes que quisieran, la posibilidad de presentar sus declaraciones de manera electrónica, sino que ha ido adaptándose para permitir que estas declaraciones se realicen de forma digital e ir prescindiendo poco a poco de los modelos en papel, impulsando el uso de certificados digitales como CERES o el DNIe, pero también creando el suyo propio con el PIN24H, hoy camino de admitirse en el resto de las Administraciones estatales como Cl@vePIN.

El ejemplo de esta y otras Administraciones que han hecho sus deberes, nos puede llevar a plantear algunas lecciones aprendidas gracias a todo el trabajo realizado a la hora de impulsar este proceso en el resto de las Administraciones, sobre todo cuando hay fallos, como los sucedidos la semana pasada con la puesta en marcha de la llamada “Renta Web”, que aspira a prescindir de los programas de cumplimentación y presentación de las declaraciones (en este caso, del ya mítico Programa PADRE), y que se pueda hacer todo desde la propia sede electrónica de la AEAT, con las facilidades que para muchos tendrá esto. Y es que, como ya ha comprobado una y otra vez la Agencia Tributaria, la implantación de una nueva tecnología siempre supone el descubrimiento de fallos que, hasta que no entra en funcionamiento realmente, no se descubren, ya sea porque el volumen de procedimientos excede lo que el sistema puede soportar, ya sea porque las pruebas no se hacen con usuarios ajenos al sistema y, por tanto, no se puede prever muchas veces los problemas que, a la hora de usarlos, va a tener un usuario medio o novato.

Así, el mismo día que daba comienzo al periodo de presentación de la Declaración de la Renta 2015 y, con él, las previsibles saturaciones, se ponía también en marcha el nuevo sistema de “Renta Web”, con unos fallos graves de seguridad que, sin entrar a analizar aquí la gravedad de los mismos, no parece probable que hubiesen podido ser previstos con anterioridad, pero ponen de relieve la necesidad de que, antes de poner en marcha un nuevo procedimiento administrativo electrónico y que este sea definitivo, máxime cuando se pretende (como ya ha sucedido) que pase a ser la única vía de comunicación con la Administración para realizar dicho procedimiento, es necesario que esta adaptación no se trate de imponer de forma precipitada, sin las necesarias pruebas previas que garanticen su correcto funcionamiento.

Servidores saturados de la AEAT

Y de momento parece que esto solo se logra con una implantación progresiva, ya sea mediante una previa puesta a disposición del medio electrónico, para que el ciudadano pueda usarlo de forma voluntaria, o mediante una obligatoriedad por tramos, en virtud de circunstancias concretas, como puede ser un sector económico o de población concreto que deba hacer uso de dichos procedimientos.

Este periodo de adaptación tiene sus inconvenientes, claro, ya que supone que durante un tiempo convivan ambos procedimientos y tengan igual validez, lo que multiplica el trabajo de la Administración, pero ya tenemos ejemplos concretos que demuestran que, cuando se prescinde de este periodo de rodaje y prueba real, los problemas, de surgir, son más importantes y difíciles de solventar en poco tiempo, lo que puede implicar una inseguridad jurídica para el ciudadano, que se ve imposibilitado a la hora de cumplir con sus obligaciones frente a la Administración o, como en el caso de la implantación de Lexnet en Justicia, su derecho a obtener la tutela efectiva, al encontrarse los abogados con más problemas de los ya previstos (antes de su puesta en marcha) a la hora de presentar mediante este sistema en los juzgados las demandas de sus clientes, sistema que, para los que no lo conozcan, se implantó y pasó a ser el único válido para presentar demandas y recibir notificaciones de los juzgados, a partir del 1 de enero de 2016.

Por último, y como reflexión abierta, no quiero decir que no deba darse prisa la Administración y por fin digitalizarse y adaptar sus procedimientos administrativos a los medios electrónicos. Todo lo contrario. Creo que debe hacerse, que es imparable este proceso, pero también que debe hacerse teniendo en cuenta los destinatarios y que un cambio a esta escala no está libre de fallos, y más con tantos posibles destinatarios con diferentes conocimientos informáticos, por lo que es necesario garantizar una correcta usabilidad y que el procedimiento no presenta fallos que supongan un obstáculo para los ciudadanos cuando estos traten de conectarse y comunicarse con la Administración a través de Internet.

¿Qué opinas tú?

El Certificado del Registro Central de Delincuentes Sexuales

Certificado negativo del Registro Central de Delincuentes Sexuales

Desde el pasado 1 de marzo de 2016 hay personas que han empezado a recibir una extraña petición en su trabajo: que presenten un Certificado de Delitos de Naturaleza Sexual.

Esta solicitud se debe a que, a partir de esa fecha, ha entrado en vigor del Registro Central de Delincuentes Sexuales, que ha supuesto para todos los profesionales que trabajan con menores el inicio de la exigencia de que presenten un certificado de no estar inscrito en dicho Registro Central de Delincuentes Sexuales, es decir, que certifiquen que no han sido condenados, por sentencia firme, por algún delito contra la libertad e indemnidad sexual, delitos que incluyen la agresión y abuso sexual, acoso sexual, el exhibicionismo y provocación sexual, la prostitución y explotación sexual y/o corrupción de menores, así como por trata de seres humanos.

Es decir, que si se tienen antecedentes por alguno de estos delitos, desde el 1 de marzo se estará incluido en dicho Registro y, por tanto, no se podrá desempeñar una profesión que implique el contacto con menores, y para garantizar esto, como requisito para el acceso y ejercicio de las profesiones, oficios y actividades que impliquen contacto habitual con menores, las Administraciones o cualquier empresa que trabaje con menores, tienen que pedir a sus nuevos trabajadores que, además de los certificados y títulos que hasta ahora debían presentar, también aporten este certificado negativo.

Pero no solo afecta a los nuevos trabajadores, no. Como ya he adelantado en el primer párrafo, esta obligación es para todos los profesionales y, por tanto, también los que hasta ahora trabajaban con menores si que este certificado fuese exigible, y por tanto no habían tenido que aportar nada de esto, ahora están obligados a entregarlo, por lo que no os extrañéis si sois profesores, o trabajáis con niños en cualquier otra actividad profesional, si en los próximos días y meses os piden este certificado.

¿Quienes están incluidos en el Registro Central de Delincuentes Sexuales?

Se han incluido los datos del Registro Central de Penados y de Sentencias de Responsabilidad Penal de los Menores, en principio solo nacionales, pero también pueden ser incluidas las sentencias firmes de otros países.

¿A quién se le va a pedir este Certificado de Delitos de Naturaleza Sexual?

A todo aquel que, por su trabajo, tenga contacto habitual con menores, si bien, y como parte del cumplimiento de esta normativa, se va a empezar a exigir que se haya realizado esta comprobación, especialmente sobre los siguientes grupos:

  • Personal docente y no-docente que preste servicios en los centros educativos.
  • Estudiantes universitarios que estén realizando prácticas.
  • Personal que preste servicios complementarios de transporte y comedor escolar.
  • Personal que preste servicios que impliquen el cuidado de menores en los centros educativos fuera del horario lectivo.
  • Personal que realice actividades extraescolares.

¿Esta exigencia es entonces solo para aquellos que trabajen en centros escolares?

No, como hay he dicho, esta exigencia no se limita a la gente que trabaja en colegios ni, por supuesto, es solo para los profesores.

Esta exigencia afecta a cualquier profesión o actividad laboral que implique el contacto habitual con menores de edad. La lista es, simplemente, el grupo en el que se ha decidido incidir de forma inicial para garantizar el cumplimiento de este nuevo requisito de cumplimiento obligatorio que busca proteger a los menores contra la explotación y el abuso sexual, mediante un mecanismo de prevención que permita conocer quienes han sido condenados en sentencia firme por dichos delitos si tratan de acceder a trabajos que les permitan estar en contacto con niños, para así evitar que puedan realizar este tipo de actividades o ejercer dichas profesiones u oficios.

Por lo que, si trabajas en una empresa que se dedica ha organizar fiestas infantiles (por ejemplo), también se te va a exigir que presentes este certificado tarde o (lo más probable) temprano.

¿Qué tengo que hacer para pedir este certificado?

Este es un procedimiento que se ha nacido electrónico y se puede solicitar directamente en la web del Ministerio de Justicia, pero si se pide de manera presencial se enviará al solicitante un SMS con un Código Seguro de Verificación para descargar el certificado por Internet.

Además, si trabajas para una Administración, lo más probable es que, además de la opción de solicitar y entregar tu mismo el certificado, te den la opción de autorizarles para que lo soliciten ellos directamente.

¿Y si soy extranjero?

Los extranjeros, además de solicitar este certificado, deberán presentar un certificado equivalente de su país de origen.

¿Y vale este certificado para el extranjero?

No, este certificado cumple estrictamente con la normativa española, por lo que es válido únicamente en España.

Si necesitas un certificado para poder trabajar con menores en otro país deberás solicitar un certificado de Antecedentes Penales y apostillarlo o legalizarlo según el país donde deba surtir efectos legales.

¿Y qué pasa si alguien tiene antecedentes en estos delitos?

De conformidad con la normativa, no puede trabajar con menores, por lo que una certificación positiva o no presentar el certificado negativo cuando el empresario se lo solicite, implicará la adopción de medidas por la empresa para apartar al personal afectado del contacto habitual con menores. Y, sí, esto puede suponer lo que imagináis: un despido o, en el mejor de los casos, un cambio de destino.

Pero, ¿y si solicitó la cancelación de sus antecedentes penales? Entonces, no aparecería incluido en este Registro, ¿no?

La cancelación de los antecedentes contenidos en el Registro Central de Penados no implicará siempre la cancelación automática de la inscripción en el Registro Central de Delincuentes Sexuales. Son registros diferentes aunque conectados, por lo que hay algunas excepciones cuando la víctima o el agresor fue menor de edad o extranjero.

  • Si el condenado era menor, desde que alcance la mayoría de edad y siempre que las medidas judicialmente impuestas hayan sido ejecutadas en su plenitud o hayan prescrito, se cancelarán a los 10 años.
  • Si la víctima era menor pero el condenado mayor, la cancelación se realizará cuando hayan transcurrido 30 años, a contar desde el día en que se considere cumplida la pena sin haber vuelto a delinquir. Esto implica que puede haber una posible cancelación de los antecedentes penales que consten en la inscripción del Registro Central de Penados, pero que se mantendrá en el Registro Central de Delincuentes Sexuales esta información, a los efectos de impedir realizar trabajos o actividades con menores.
  • Si la inscripción fue derivada de una sentencia dictada por jueces o tribunales extranjeros, su cancelación también exigirá la previa comunicación en tal sentido por parte del Estado de condena.

Creo que con esto, quedan resueltas las dudas más habituales y el trámite, al menos en principio, parece fácil, así que, salvo que alguien tenga problemas y me lo pida, no se todavía si haré una guía con el paso a paso.

¿Necesitas presentar el Certificado de Delitos de Naturaleza Sexual para trabajar? ¿Te ha resultado fácil pedirlo por Internet? ¿Qué opinas de este nuevo requisito?

Gracias, mediadores

Congreso Nacional de Mediación y Comunicación Digital

Sé que la mediación no es el tema habitual del blog, pero como sabeis, además de abogada administrativista, soy mediadora, así que cuando me enteré que en Santander, mi ciudad, se iba a celebrar el I Congreso Nacional de Mediación y Comunicación Digital, supe que tenía que asistir a él, y una vez en él, no sin cierta sorpresa, constaté que la implantación de la Mediación digital y la Administración electrónica, tienen en común muchos de sus problemas, pero un futuro al que inevitablemente se dirigen.

Y es que tanto la Mediación como la Administración llevan años tratando de adaptarse a las nuevas tecnologías manteniendo sus garantías e intentando que la tecnología también sea una vía de simplificar y mejorar su ámbito de aplicación en lugar de un obstáculo a salvar.

Para ello tienen que adaptar un procedimiento que hasta ahora sólo era presencial (o a través de escritos en formato papel, en el caso de la Administración) a un medio digital que mantenga la seguridad y (sobre todo cuando hablamos de Mediación) la privacidad.

Quizás no sea en realidad tan sorprendente, ya que en realidad es toda nuestra vida la que se está viendo sometida a esta revolución. Muchos no lo vieron venir, y aun se resisten al cambio pero, a estas alturas ya es algo imparable.

Internet ha llegado para quedarse y ha cambiado la forma en la que nos relacionamos. Aun no ha terminado dicha adaptación, y ese proceso es el que está provocando los típicos problemas de ajuste a la que toda sociedad se ve sometida en un momento histórico así, máxime cuando la velocidad a la que esta tecnología avanza y, por tanto, la necesidad de que nosotros también cambiemos a la par con ella, supone un esfuerzo como probablemente nunca se ha visto en la historia. Y precisamente por eso, una de las cosas que se le exige a todos estos aparatos y programas es que sean fáciles de usar.

Asistentes y ponentes del Congreso de Mediación y Comunicación Digital

Fotografía de Luz Fierro

Sea como sea, y mientras llegamos a ese momento en el que tecnología y Administración confluyan de forma óptima, el asistir a ese congreso, relacionarme con gente que, como yo, entiende la oportunidad que suponen las nuevas (o ya no tan nuevas) tecnologías y quiere compartir sus experiencias con otros para, entre todos, mejorar e impulsar esta (r)evolución, me ha animado para impulsar de nuevo el blog así como mi presencia en las redes sociales que, tras un cambio laboral, tenía algo descuidada, manteniendo la información actualizada, sí, pero sin añadir nada nuevo destacable.

Pues bien, gracias a esta experiencia, donde, además de ponerme al día con los avances en mediación electrónica (gracias a Begoña Echezarrete de Soluciona, como organizadora del Congreso, así como al profesor Eduardo Vázquez de Castro y, de forma más práctica con las exposiciones de Álvaro Ortiz Lacorzana y Mediandocon, así como Antonio J. Almarza García y Ricardo de Sosa Llera de Adcordis, que presentaron junto a Zbynet Loebl a Youstice), también pude desvirtualizar a gente como Tomás Prieto, del blog A mediar, y que nos contó su experiencia trabajando en él, así como a Susana González Ruisánchez y los profesores Raimundo Díaz Díaz, Pedro Solana y Daniel Pérez González, así como tantos de los asistentes a los que tuve la suerte de conocer, conectar y que me recordaron porqué entré hace 3 años en las redes sociales, porqué creé este blog y, sobre todo, porqué me gustaba tanto: porque es una nueva forma de comunicarse; porque rompe con la manera en la que nos relacionábamos hasta ahora; y porqué no es algo que quiera ver desde lejos. Quiero estar aquí, viviendo el cambio y participando en él.

Con compañeros del Congreso de Mediación y Comunicación Digital

Fotografías de Tomás Prieto y Luz Fierro

Por eso, voy a retomar El Administrado, de la misma forma que he vuelto a mis redes sociales estos últimos días mientras me organizaba y decía qué iba a pasar con el blog.

Sí, el blog no se cierra. Voy a volver a hacer guías fáciles para los novatos (y no tan novatos) que no tienen muy claro como hacer procedimientos administrativos por Internet, pero no me voy a limitar a publicar eso. Ha habido novedades importantes en la regulación de la Administración y, si la formación de un nuevo gobierno no lo impide, eso va a suponer cambios importantes en la forma en la que nos relacionamos con ella, pues se va a volver completamente digital, y quiero volver a comentar esos temas. Además, probablemente más adelante, también invitaré a otros administrativistas o expertos en tecnología para que, si quieren, escriban y compartan desde esta plataforma sus experiencias con la eAdministración.

Vamos, que tengo muchas ideas y solo espero que os gusten y sigamos encontrándonos en este rincón de la Red.

¡Nos leemos!

Cómo obtener el certificado digital CERES

Ya he explicado en otra ocasión y de forma más genérica como obtener el certificado digital, pero al haberse modificado la regulación de los certificados digitales y en concreto las especificaciones del CERES que han supuesto algunas novedades interesantes, como la vinculación obligatoria a un correo electrónico, me ha parecido una buena ocasión para hacer un nuevo paso a paso, ya que este certificado es muy útil, pero mucha gente no acaba de animarse a hacerse el suyo por el lío que les parece todo el proceso de solicitud e instalación.

Cómo conseguir tu certificado digital CERES

Cómo conseguir tu certificado digital CERES

Lo primero tienes que acudir a la sede de la Fábrica de Moneda y Timbre y en concreto a su sección dedicada a los certificados, que puedes encontrar directamente pulsando aquí. Eso sí, asegúrate de hacer todo con el navegador que quieres que tenga instalado el certificado si usas varios y no quieres tener que instalar después el certificado en otros navegadores ni otros ordenadores. Todo el proceso tiene que hacerse con él.

Certificados digitales CERES

Aquí tienes varios certificados para elegir:

  • De persona física
  • De persona jurídica
  • Entidad sin personalidad jurídica
  • Administraciones Públicas
  • Componentes

Pero para ti, como ciudadano normal que quiere identificarse a si mismo, no hay dudas: tienes que elegir el de “Persona Física”, así que pulsa allí.

Certificado CERES para personas físicas

Se abrirá un submenú a la izquierda con varias opciones. En este caso vamos a seleccionar “Obtener Certificado Software” para que se nos instale el certificado en el navegador de nuestro ordenador. Recuerda, el mismo que estamos usando al pedir (te lo recuerdo por si usas varios, para instarlo tienes que elegir uno, y te recomiendo que sea el que uses habitualmente aunque luego puede instalarse en otros, pero eso no lo voy a explicar aquí, necesitaría otro “paso a paso”).

Paso a paso para obtener el CERES

Ahora te darán las instrucciones para hacer correctamente todo el proceso, y para resolver las posibles dudas. Y yo también voy a seguir esos mismos pasos:

1.- Consideraciones previas y configuración del navegador.

Pasos previos para instalar el CERES

Antes de hacer nada y para evitar problemas técnicos de incompatibilidad o falta de software cuando solicitemos o ya descarguemos el certificado, es muy recomendable desactivar los antivirus (si tenemos un nivel de protección muy alto) y descargar algunos certificados raíces imprescindibles. Por último, instalaremos el configurador automático cuyo enlace aparece señalado en la imagen.

Una vez pulses ese enlace, se te bajará un archivo con extensión EXE llamado “Configurador_FNMT_RCM”, que tendrás que instalar si usas un ordenador con sistema operativo Windows (en principio, con este programa no tendrás que preocuparse por descargar aparte los certificados raíces que comentaba arriba, ya que vienen incluidos en él).

Configurador automático de la FNMT para CERES

Al terminar, vas a tener que reiniciar el equipo, así que cierra todo antes de empezar. O al menos asegúrate de cerrar Firefox para que se instale correctamente en este navegador.

Una vez que lo hayas instalado, reinicia el equipo.

2.- Solicitud vía Internet del Certificado CERES.

Vuelve a conectarte con el mismo ordenador y navegador y entra en “Solicitar certificado”.

Solicitud online del certificado digital CERES

En esta nueva ventana rellenaremos una solicitud muy sencilla en la que deberemos escribir nuestro nº de NIF (con 9 caracteres), primer apellido y dirección de correo electrónico que vayas a usar. Asegúrate que el correo funciona, ya que te mandarán a él las claves para acabar el proceso de configuración del certificado digital.

Una modificación que se ha añadido, que personalmente no me gusta (porque no entiendo muy bien porqué funciona así), es que ahora puede aparecer la opción de longitud de rango. O no, no soy informática, así que no tengo muy claro el porqué de que en algunos ordenadores (o navegadores) pueda aparecer y en otros no. La recomendación es que, en el caso de que te aparezca, elijas la opción más alta que te permita.

Después, pulsa sobre “Pulse aquí para consultar y aceptar las condiciones de expedición del certificado” para que se despliegue una advertencia sobre la aceptación de las condiciones generales, que autorizas a la FNMT a comprobar tu identidad y que pasas a formar parte de una base de datos de la FNMT. Selecciona la casilla que hay al final, al lado del “Acepto las condiciones de expedición” y, ahora sí, ya puedes pulsar sobre “Enviar petición”.

Solicitud enviada para obtener el CERES

Si todo ha ido bien, se aparecerá una nueva pantalla de confirmación.

Correo electrónico enviado para darte de alta en CERES

También recibirás en la dirección de correo que has indicado un email con un Código de Solicitud que deberás mostrar personalmente en el siguiente paso.

3.- Acreditación de la identidad en una Oficina de Registro

Ahora toca ir a identificarse en persona en alguno de los puntos de España donde la FNMT tiene personal autorizado. Hay en muchas sedes de Administraciones Públicas, sobre todo estatales. Suele haber en las de la Seguridad Social y la AEAT, pero para estar seguros lo mejor es que consultes cuales te quedan cerca en este enlace. Además, para asegurarte de no tener que hacer colas, y porque en algunos casos sino no te van a atender (como la AEAT), no te olvides de pedir una cita previa en la Seguridad Social o una cita previa en la AEAT.

Una vez en la sede física, el funcionario que nos atienda nos pedirá que nos identifiquemos con nuestro DNI y el Código de Solicitud que nos han enviado por email. Comprobará los datos y nos pedirá un número de móvil.

Correo para terminar la instalación del certificado CERES

Terminado el proceso de identificación, del que nos darán un resguardo por escrito de nuestra solicitud, nos llegará un nuevo email para que completemos el proceso en nuestro ordenador.

4.- Descarga del Certificado de Usuario CERES.

De regreso al mismo ordenador desde donde hiciste la petición del certificado, pulsa el enlace del correo que te ha mandado la FNMT o, si estás siguiendo esta explicación, simplemente pulsa este enlace.

Último paso para obtener el certificado CERES

Deberás ahora cumplimentar otro pequeño formulario con tu NIF, primer apellido y, de nuevo, el Código de Solicitud. Otra vez deberás pulsar donde dice “Pulse aquí para consultar y aceptar las condiciones de uso del certificado” y una vez desplegadas las advertencias y leidas, abajo os aparecerá un casillero para que marqueis que “Acepto las condiciones de uso”. Además, puedes descargarte las condiciones en un PDF por si quieres guardarlo y leerlo más despacio en otro momento pulsando “Descargar condiciones”. Una vez que hayas hecho todo esto, pulsa en “Descargar certificado”.

Tu certificado CERES

Aparecerá un aviso de que se va a proceder a instalar el certificado y pasaremos a formar parte de la base de datos de la FNMT. Por supuesto, llegados a este punto, pulsa “Aceptar”.

¡Y ya tienes instalado tu nuevo certificado digital CERES!

El proceso durará muy poco y os aparecerá un nuevo aviso indicando que el certificado se ha instalado con éxito. Y ya podemos usarlo en multitud de webs y sedes electrónicas de las Administraciones Públicas para identificarnos.

Es una buena idea hacer una copia de seguridad del certificado y te recomiendo hacerla e instalar el certificado en el resto de navegadores que uses habitualmente. Pero eso, si es necesario, ya lo explicaré otro día.

¿Te animas a tener tu propio certificado CERES?

Cómo recibir avisos del TEU en tu email

Desde que se ha puesto en marcha el Tablón Edictal Único (TEU) el pasado 1 de junio de 2015, todas las notificaciones que las Administraciones Públicas españolas no puedan hacerte llegar directamente a ti en tu dirección postal tienen que publicarse en el TEU del Boletín Oficial del Estado. Sean de donde sean y aunque también se publiquen en otros sitios.

Esto, además de servir para centralizar y simplificar las consultas de los ciudadanos, ha servido para permitir que hagamos uso de una de las opciones que los profesionales del Derecho ya conocíamos y disfrutábamos del BOE: la posibilidad de recibir en nuestro mail avisos de publicaciones en las que pudiéramos estar interesados, que en este caso se traduce en que, en el caso de que aparezcamos en el TEU, el BOE puede mandarnos un mail para avisarnos. Automáticamente. Sin tener que consultarlo diariamente por si aparecemos. Con el enlace directo para que solo tengamos que pinchar y leerlo.

¿Es o no es un servicio estupendo?

Las únicas pegas: el anuncio debe contener nuestro NIF (y hay Administraciones que no siempre lo incluyen, aunque quizás fuese buena idea que, creado este Tablón, y funcionando este sistema de alertas a partir de dicho NIF, todas las notificaciones incluyan este dato para aumentar las posibilidades de que llegue la notificación a su destinatario) y segundo que para que nos llegue el aviso, evidentemente, primero tendremos que solicitar que nos lo envíe.

¿Cómo darte de alta en el servicio de avisos del TEU?

Como darte de alta en BOE a la Carta para recibir avisos del TEU

Lo primero será acudir a la web oficial del Boletín Oficial del Estado.

Web del Boletín Oficial del Estado

Una vez allí tenemos 2 opciones:

Opciones para darse de alta en alertas del TEU

O bien pinchar en uno de los enlaces denominados “TEU” o “a la Carta”.

Como para lo que voy a explicar hoy la sección “TEU” te va a enviar a la de “a la Carta”, vamos a ahorrar vueltas innecesarias y pincha directamente en uno de los enlaces del BOE “a la Carta”.

BOE a la Carta con Certificado digital

Aquí tienes varias opciones para registrarte o, si tienes cuenta, entrar, pero para las alertas de anuncios, que son personales, tendremos que pinchar donde dice “Con DNI electrónico” o “Con otro certificado reconocido”. Pincha según sea tu caso.

Seleccionar un certificado digital para firma o identificación

Ahora, si tienes varios certificados, selecciona el que vayas a utilizar (en este caso yo he usado el CERES).

Completar datos para registro en BOE a la Carta

En la siguiente pantalla se nos advierte que el DNI asociado al certificado será el que se use en la alerta, y para comprobar que es el correcto, también aparecerá tu nombre. Ahora, deberás añadir el correo electrónico (si tu certificado no lo tiene asociado ya), que será donde te envíen las alertas que puedan aparecer, y para dar de alta el servicio y comprobar que funciona y terminar el alta, donde te enviará un mail automático con un código de seis cifras que deberás incluir en el siguiente paso. Así que completa los datos,, acepta las condiciones, e introduce el capcha antes de pulsar en “Enviar”.

Mail de alta en BOE a la Carta

Comprueba tu correo electrónico (puede tardar un par de minutos en llegarte el mail del BOE) y ábrelo.

Introduce el código para terminar el alta en BOE a la Carta

Introduce el código en el casillero de la web para terminar el alta en el servicio o bien pulsa directamente en el enlace directo que os vendrá incluido en el mail. Recuerda que si no lo usas en 2 horas, este código caducará y tendrás que empezar el proceso de nuevo.

Una vez hecho, ya estarás dado de alta en el servicio de BOE a la Carta y podreis seleccionar todas las alertas que os interesen.

BOE a la Carta: Alertas de anuncios

En este caso solo seleccionaremos las de anuncios vinculados a nuestro DNI pulsando sobre el cuadrado en la esquina superior izquierda.

¡Y ya está!

Ahora solo os quedará no necesitar poner a prueba nunca esta alerta, y por tanto no recibir ningún aviso de que nuestro NIF ha aparecido publicado en el TEU, pero si lo hace, podemos estar tranquilos, ya que al menos nos avisarán.

¿A que es fácil darse de alta en el TEU? ¿Vas a utilizarlo?

Google Circle
Join my Circle on Google+

Plugin by Social Author Bio