Desconfianza en la seguridad de Internet

por | 15 marzo, 2013

Hay veces que tienes tantos temas que tratar que al final es la actualidad la que decide por ti. Como esta semana, que un texto de Arturo Pérez-Reverte me ha recordado uno de los mayores inconvenientes con los que se va a enfrentar la implantación de la Administración electrónica en España y en la mayor parte del mundo: la desconfianza de los propios ciudadanos.

Para el que no lo haya leído, hay una nueva aplicación para poder pagar con el móvil, simplemente con acercarlo a un terminal habilitado para este tipo de pagos. Algo que a él le parece escandalosamente inseguro.

Y es que, si ya en circunstancias normales nos encontramos que, los ciudadanos, se sienten impotentes frente a la Administración, una gran parte de la población muestra una total desconfianza a los servicios telemáticos, negándose a realizar compras en Internet por miedo a que sus datos bancarios caigan en malas manos y alguien vacíe su cuenta sin que ellos puedan hacer nada por evitarlo.

¿Y quién puede echárselo en cara? Durante mucho tiempo, la mayoría de las noticias que llegaban a los periódicos sobre el comercio electrónico eran negativos, sobre robos de datos bancarios y compras que nunca llegaban a destino. De igual manera, durante muchos años, la regla número uno en las relaciones online era que nunca dieras ningún dato personal: todo el mundo usaba nicks y a nadie se le ocurría subir fotos personales.

Parece que estuviera hablando de hace muchos años, pero no hace ni 5 años que eso cambió por completo, a medida que las redes sociales como Facebook se popularizaron y funcionaban con la premisa de que sus usuarios usaban su nombre real y sus datos personales para localizar a gente con la que hacían mucho habían perdido el contacto, y la popularidad de los smartphones que facilitaban el compartir el “aquí y ahora” de esos usuarios que, de pronto, parecían ansiosos de mostrar su vida real. Y en ese momento, los adolescentes fueron los que primero adoptaron e impulsaron esa nueva postura, y los que nos habíamos criado con otras premisas nos encontramos un tanto “descolocados”.

Así que no me extraña la salida de Pérez-Reverte considerándolo “un suicidio”. Es lo mismo que diría mi padre, pero también cualquiera al que no le expliquen un poco más esa nueva forma de pago. No me creo que sea, simplemente, acercar un móvil y ya. Seguro que tiene un sistema de bloqueo para que sólo funcione cuando vayas a pagar, sino podrían instalar en cualquier sitio un datáfono y cada vez que pasara alguien cobrarle sin que ni siquiera lo supiera. Es poco creíble un sistema tan poco seguro. Para la publicidad está bien mostrar la comodidad, pero está claro que en la realidad no será así, y si quieren convencer a esa parte de la población que mira con desconfianza a esta clase de avances, más les valdría empezar a publicitar la parte en la que el dinero está seguro y no fuera del control de los usuarios de estos nuevos medios de pago.

¿Qué piensas tú sobre esta noticia y la posibilidad de pagar por teléfono?

Marta Lanza ( 111 Posts )

Marta Lanza es una asesora jurídica especializada en los procedimientos con la Administración, tanto si se hacen online como directamente "en persona", ayudando a sus clientes a no perderse en las, a veces, procelosas relaciones entre administrado y Administración.

2 pensamientos en “Desconfianza en la seguridad de Internet

    1. Marta Lanza

      Jajaja, teniendo en cuenta el lema de tu blog, Carlos , ¡quién fue a hablar!

      Muchas gracias por pensar en este blog.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *