El listo que todo lo sabe

por | 30 abril, 2013
Alfonso X El Sabio
Yo si de algo sé…

Si alguien empieza una frase con unas palabras similares a éstas con las que empiezo la entrada, y no se dedica profesionalmente a aquello de lo que habla (y a veces incluso aunque se dedique a ello), échate a temblar y corre en dirección contraria, porque es más que posible que te vayan a dar el peor consejo de toda tu vida.

¿Para qué acudir a un profesional si todo está en Internet y es gratis?

¿Quién no tiene un familiar, amigo o conocido que siempre parece saber de todo lo que se esté hablando? Cuando se trata de conversaciones intrascendentes, es algo inofensivo, puede que incluso divertido, y puede que a la larga, para mucha gente, algo cansino. Pero no pasa de ahí.

Lo malo es cuando este tipo de personas pasan de “arreglar el mundo” a tratar de “arreglarte la vida”.

Si les conoces muy bien y sabes como son, lo normal es que no hagas mucho caso de lo que dicen, y ahí acabe todo, como una conversación más.

Pero si quien les escucha en ese momento no les conoce tanto o está muy desesperado, puede llegar a creerlos y aplicar sus “consejos”, expresados como si fuesen verdades absolutas o artículos de fe. Y ahí es cuando empiezan los verdaderos problemas.

He conocido casos extremos de gente que, siguiendo los “consejos jurídicos” de un leguleyo de estos, ha perdido su casa o un juicio, incluso yendo en contra del consejo de sus propios abogados, y todo porque alguien les había asegurado que “yo si de algo sé, es de esto”.

Las consecuencias de seguir los consejos de un “no profesional”

¿Quién es responsable por algo así? Evidentemente no el que dio el consejo, que, como no es un profesional o no estaba dándote una asesoría profesional, se desmarcará y hasta negará haberte dado nunca ese mal consejo o incluso te culpará a ti por no haberle entendido bien, mientras tú tienes que hacerte cargo de las consecuencias.

Y lo peor es que siempre suele haber consecuencias. y aunque para entonces hayas aprendido la lección y acudas a un profesional, su trabajo ya no se limitará a una simple asesoría que podría haber sido si hubieses acudido a él en primer lugar, sino, por regla general, a tratar de minimizar daños. Si no es demasiado tarde para salvar algo.

¿Conoces algún ejemplo de leguleyos y las nefastas consecuencias de seguir sus consejos? ¿Huyes de este tipo de personas (o al menos de lo que te dicen)?

 

Marta Lanza ( 111 Posts )

Marta Lanza es una asesora jurídica especializada en los procedimientos con la Administración, tanto si se hacen online como directamente "en persona", ayudando a sus clientes a no perderse en las, a veces, procelosas relaciones entre administrado y Administración.

8 pensamientos en “El listo que todo lo sabe

    1. Marta Lanza

      ¡Exacto, Lázaro!
      Los bares están llenos de expertos en todo y sabios en nada. Y eso es un problema cuando alguien los confunde y los toma por lo que no son, sabios, y les hace caso.

      Responder
  1. Mariano Waspy

    Bueno, yo creo que todos podemos aportar nuestra opinion, hechos que ocurren mucho en las tertulias de los bares, que quizas no hay que confundir con conferencias.
    Lo que si hay son muchos asesores que se equivocan ,pero como no juegan con lo suyo, les da igual.
    un saludo

    Responder
    1. Marta Lanza

      Por supuesto que no estoy diciendo que solo los titulados pueden hablar, Mariano, pero una cosa es dar tu opinión y otra “pontificar”.

      Sobre lo otro, evidentemente también hay buenos y malos profesionales, pero los buenos siempre se preocuparán de darte la mejor atención, y desde luego, nunca te dirán que algo “está ganado al 100%”. Aunque a veces nos gustaría, nadie puede garantizarte una sentencia.

      Responder
  2. Ezequiel Hermosilla

    A veces suelo utilizar esta frase para decir que sé de música, cuando en realidad no se ni tocar la pandereta! Ja ja, si bien no doy muchas consejos, y tampoco a cualquier persona, respeto el gusto musical de todos. Creo que por mas que alguien sepa o no de lo que esta hablando, no debe perderse el respeto nunca, lo cual es muy difícil. Desde hoy me uno a esta linda propuesta de tu blog convirtiéndome en tu seguidor, un fuerte abrazo!

    Responder
    1. Marta Lanza

      Bueno, Ezequiel, salvo que aconsejes un réquiem para una boda, no creo que haya riesgo de catástrofe en tu caso 😉
      Y me alegro que te haya gustado mi blog y estés dispuesto a volver por aquí, ¡nos leemos!

      Responder
  3. Freddy Miguel

    Uy de esos hay unos cuantos y yo padezco de lo contrario , de saber de algo más o menos y decirle a la gente que no sé( y es que no es que sepa claro) lo mejor es acudir a un profesional como dices sea en el sector que sea, por ejemplo Una vez le estaba explicando a un experto de estos lo que es un dominio y un hosting, y me vino al mes a repetirme lo mismo que le decía yo

    Responder
    1. Marta Lanza

      Tampoco hay que irse al extremo contrario, Freddy, pero entiendo lo que dices, y está claro que sabes a qué tipo de personas me refiero, porque el tuyo parece un autentico “experto profesional”, ya que no se corta en repetir lo que ha oído a la misma persona que se lo dijo, y seguro que lo hizo con convicción y como si lo supiera mejor que tú. Es de esos capaces de discutir sobre medicina y los mejores tratamientos para cualquier enfermedad con un médico especialista.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *