La estrategia del avestruz

por | 9 mayo, 2013

Ya os hable la semana pasada de los leguleyos, esas personas que se dedican a dar consejos jurídicos sin ningún tipo de criterio legal, y para dar fuerza a su discurso, te lanzan la “irrebatible” frase de que “yo si de algo sé, es de esto”.

Pues bien, uno de los consejos más repetidos de estos “expertos” en materia jurídica, suele ser que, para evitar una multa o una sanción administrativa, lo mejor es no coger las notificaciones que te envíe la Administración Pública correspondiente, ya que “sino pueden localizarte, no pueden multarte”. Es lo que yo llamo “la estrategia del avestruz”, y con ese nombre tan descriptivo, creo que cualquiera puede imaginarse lo bien que tiene que funcionar algo así, ¿verdad?

"Avestruz humana" de Edgard de Souza

“Avestruz humana” de Edgard de Souza
Fotografía de Joao Vicente

¿Cómo? ¿Qué no ha quedado clara mi frase? ¿Qué aun sigues creyendo que sí que tiene que funcionar algo así?

¡Error!

Como su propio nombre sugiere, el hacernos los locos y mirar hacia otro lado con la esperanza de que así no nos vean, no va a servir para que la Administración no siga adelante con un procedimiento iniciado por ella misma.  Lo único que conseguiremos con esto es que no sepamos cuándo nos vendrá, ni lo cuantiosa que será, la sanción cuando finalmente no podamos seguir ignorándola.

Y es que, para imponernos una sanción, no es imprescindible que la Administración nos escuche, solamente que nos dé la oportunidad de que podamos exponer nuestro punto de vista. Hacer uso de nuestro derecho a defendernos o no, es cosa nuestra.

Así que si alguien te sugiere que no recojas una notificación que esperas que te envíen a casa para iniciar un procedimiento sancionador, debes saber que, si no lo haces, no vas a detener el proceso. Para poder continuar sin tí, la Administración publicará en el Boletín Oficial de la Provincia donde vivas (o donde se haya cometido la infracción si no encuentra la forma de localizarte) la existencia de un procedimiento abierto contra ti y, a partir de ese momento, se presumirá que tú, como interesado, has sido debidamente notificado y el proceso seguirá adelante sin ti salvo que te persones por propia iniciativa (perdiendo todas las oportunidades de defensa que hubieses tenido en los pasos ya realizados hasta ese momento).

Es más, será incluso peor si rechazas recoger la notificación, ya que entonces ni siquiera tendrá que publicar la notificación en el Boletín Oficial correspondiente, pues en este caso la ley indica que se entenderá que has sido “notificado” de todo y por tanto la Administración no tiene que hacer ningún esfuerzo más en este sentido, continuando el procedimiento sin ti.

Por lo tanto, por mucho que alguien te asegure que él “sabe perfectamente” que todo lo que te he dicho más arriba no es así, y que su método es muy seguro y eficaz, evitar recoger una notificación es algo que nadie debería plantearse hacer ya que, al final, unas semanas, meses, o incluso años después de cometer la infracción (depende del tipo de infracción y del retraso que lleve la Administración) lo que te llegará directamente es la reclamación del dinero que se haya establecido como sanción, más el recargo correspondiente, y sin que tengas ya ninguna posibilidad de defenderte, por lo que solo te quedará la opción de pagar o la Administración podrá proceder al embargo de tus bienes. Llegados a ese punto, se procederá con preferencia sobre la cuenta corriente, pero si no hubiese dinero suficiente, podría suponer el embargo de aquellas propiedades que pudieras tener a tu nombre, casa incluida.

Por eso, si quieres un buen consejo jurídico, acepta éste: Acude a un especialista, no a ese amigo que siempre parece saber de todo y que, al final, no sabe de nada, o puedes descubrir un día que algo tan aparentemente inocuo como no abrir la puerta al cartero te ha salido muy caro.

 ¿Conocías la estrategia del avestruz? ¿La has seguido?

Marta Lanza ( 111 Posts )

Marta Lanza es una asesora jurídica especializada en los procedimientos con la Administración, tanto si se hacen online como directamente "en persona", ayudando a sus clientes a no perderse en las, a veces, procelosas relaciones entre administrado y Administración.

8 pensamientos en “La estrategia del avestruz

  1. Daria Consolación Díaz Cuetos

    Que razon tienes Marta hay algunos que se an fiado y la unica occion te poder defenderse hacer un recurso etc es recoger la notificacion como tu bien dices y tienes mas conocimientos que yo,me gustan tu forma de informar.Gracias.

    Responder
    1. Marta Lanza

      Muchas gracias a ti por comentar, Daría.
      Normalmente trato de contenerme y no ser tan “pasional” con mis consejos, pero cuando te llegan casos así…

      Responder
    2. Marta Lanza

      Y sobre todo saber con quién te asesoras, que de todo no se puede saber 😉

      Responder
    3. Mariano Waspy

      Como todo en la vida, hay que afrontarlo. El desconocimiento de las normas han de suplirse y no solo dejando la responsabilidad a un asesor, sino que nos tenemos que involucrar personalmente sobretodo en lo que a normativa se refiere.
      Buena informacion y de gran interes.
      un saludo PTB

      Responder
  2. Lazaro Amable Méndez

    Ese tipo de cuestiones es muy recurrente en el mundo jurídico al igual de las personas que preguntan ¿ mire disculpe mi deuda a prescrito? cuando la parte afectada a realizado todo lo necesario para que dicha deuda no prescriba, en fin como bien dices la táctica avestruz o sino miro no existe, jeje buen artículo, un saludo

    Responder
    1. Marta Lanza

      Efectivamente, Lázaro, hay gente que piensa que por “aguantar” sin pagar X tiempo, su deuda prescribe y, como bien dices, la prescripción de deudas no funciona así.

      Un saludo y muchas gracias por comentar.

      Responder
  3. Freddy Miguel

    Esto es parecido a cuando Vodafone o llámale x te mete en en el asnef, y no les coges el teléfono a mí nunca me llegaron sus facturas al buzón , les dije que tenían un error pero nunca lo subsanaron, eso sí el avestruz nunca lo hice pq por el Banco rápidamente me las descontaba, lo que no pienso es ser idiota me di de baja, pagué lo que supuestamente debıa pq me metieron en gestoría, y a los seis meses me llaman de nuevo reclamando no sé el que ,tonto no, de esto hace un aňo y no han vuelto a molestarme,

    Responder
    1. Marta Lanza

      “No hacer nada” casi nunca es un buen consejo, pero en casos así no hay excepciones: como tú bien hiciste, Freddy, entérate de lo que te reclaman y defiéndete en consecuencia o llevarás todas las de perder aunque tengas razón.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *