La publicidad en el blog

por | 29 octubre, 2013

¿Un blog con o sin publicidad?

Cualquiera que visite ocasionalmente este blog ya habrá notado que no tiene nada de publicidad. Nació con el espíritu de ser un espacio personal y, de momento al menos, no está entre mis planes cambiar eso.

Pero no he dejado de notar que hay blogs que, de vez en cuando, publican algunas entradas con cierto aire “publirreportaje” que te dejan ciertamente confuso sobre su posible “patrocinio”. De hecho, en algunos casos hasta parece que les hayan dictado el texto, y cuando lees prácticamente lo mismo en otro blog tus dudas se despejan y te queda claro que han copiado y pegado la nota de prensa que les han enviado y que se trata de publicidad pura y dura.

Vaya por delante que no tengo nada en contra de la publicidad en los blogs.

De hecho comprendo que si alguien hace de su profesión escribir diariamente en un blog y participar en las redes sociales las empresas puedan considerar contratarle para que los promocione. Me parece perfecto por ambas partes.

Lo que no me parece tan bien es que no se informe a los lectores de que no se trata de una entrada normal, sino de una por la que el bloguero va a recibir una contraprestación, ya que, en ese caso, estos deberían poder valorarlo como tal.

Pared

¿Por qué saco ahora este tema?

Aunque cuando inauguré este blog creía que su temática no dejaba lugar a la posibilidad de que hubiera un producto o empresa que fuese a querer contratar publicidad en él, sí que he recibido algunas propuestas para hacer entradas patrocinadas en mis redes sociales. Hasta ahora las había descartado de plano porque los temas propuestos no me convencían y porque tampoco llevo tanto en las redes sociales como para tener un gran impacto entre mis seguidores, pero recibí una propuesta que consistía en una campaña solidaria, y con ella no pude decir que no tan fácilmente.

Fue una campaña express (duró 40 minutos), que se activó a la hora de comer en España (las 15 horas), y yo ya la vi tarde, así que fui consciente de que tenía muy pocas posibilidades de llegar a la mayoría de mis seguidores y menos que estos participaran antes de que acabará la campaña, pero pensé que al menos podría darla a conocer y que me serviría para saber si tenía algún sentido plantearme esta forma de financiación del blog. Según lo previsto, solo un par de despistados lo vieron mientras estuvo activa la campaña (por lo que no cobraré nada por mi participación en la campaña tal y como esperaba), pero sí hubo otros seguidores que visitaron más tarde el link que les propuse e incluso lo compartieron, aunque no los suficientes para que me replantee en este momento empezar a publicar enlaces patrocinados de manera habitual.

¿Entonces porqué esta publicación si acabo de decir que el blog seguirá sin publicidad?

Porque de todo hay que aprender y aunque he decidido que no voy a hacer publicidad en este momento, si creo necesario plantearme con antelación una forma correcta y honesta de hacer publicidad en el blog y las redes sociales, sobre todo porque, cuando he repasado mi actuación y la de los otros blogueros que participaron en la campaña, he comprobado que ninguno puso un aviso de que era un enlace patrocinado.

Como he dicho antes, en mi caso esto se debió a que fue algo que no planifiqué y que no me había planteado hasta ese momento, sino que lo decidió en el momento, por un impulso, sin pensar en nada más que en apretar el botón de compartir. Fue distinto en G+, donde llegué a hacer mención de que quería conocer mi capacidad de convocatoria, pero porque allí tuve que pensar un poco más y me dí cuenta de que no era una campaña solidaria más que compartía, sino que estaba haciendo publicidad. Para entonces la campaña ya estaba acabada y era tarde para nada más, pero eso ni significa que yo me quedara conforme con ello. La prueba es esta entrada.

Hay que poder distinguir la publicidad de una recomendación espontanea personal

Seguro que muchos recordareis el “escándalo” que hubo este verano por este tema cuando varios famosos publicaron en Twitter una foto suya comiendo un yogur helado, ya que lo mostraban como si fuese algo espontaneo. Pero que tantos famosos se pusieran de acuerdo para sacarse una foto comiéndolo al mismo tiempo y con la misma etiqueta dejó claro que era una campaña publicitaria, y mucha gente se consideró estafada. A mi me pareció tan claro que era publicidad desde el primer momento, que no le dí demasiadas vueltas al tema en aquel entonces.

Hasta que ayer me dí cuenta que participar en una campaña solidaria patrocinada también era publicidad y que si no lo decía quizás nadie podría saberlo y valorarlo como tal, por lo que, si más tarde mis lectores se daban cuenta, como pasó con el yogur este verano pasado, estos podrían llegar a sentirse engañados por mi, hubiese cobrado por ello o no.

Si alguien hace publicidad tiene que indicar que está haciendo publicidad.

Da igual que sea en una revista convencional, en la tele o en Internet, y da igual que sea una empresa, una persona famosa o un particular. La ley no distingue el medio, así que no podemos nosotros decir que no nos afecta sólo porque no es un medio tradicional. El receptor tiene que poder distinguir una noticia de una promoción. Si se hace publicidad hay que señalarlo como tal. No es solo una cuestión “moral”, sino legal.

Bueno, en realidad hay quien discuten si los blogs y cuentas personales en los medios sociales podrían ser considerados o no “medios de comunicación” y por tanto si estarían realmente obligados a informar de que están haciendo una contraprestación por hacer publicidad, pero creo que nadie discute qué se entiende por “publicidad encubierta” siempre que dejemos aparte el lugar donde esta se realice, y por “contraprestación” no solo se entiende la monetaria, sino también cualquier regalo, muestra o, por ejemplo, si una marca te paga los gastos por asistir a un evento fuera de tu ciudad. De hecho, en algunos países, como EEUU, esto llegó a mover tanto dinero que dictaron una norma propia para ellos y se llegó a exigir un nivel de transparencia en los bloguers que supera al de los medios tradicionales.

No creo que se deba llegar a tanto, ni que un bloguer tenga que decir cuánto le pagan por su trabajo si no quiere (porque si te pagan por lo que escribes, sin duda estás trabajando). Pero sí creo que, con la normativa actual, debe de informar a sus lectores de cuándo está haciendo publicidad y que eso no tiene porqué restarle credibilidad. De hecho, creo que gana en credibilidad frente a ellos.

Código de confianza

Por desgracia, la normativa tampoco deja muy claro cómo se debe informar a los destinatarios de que se encuentran frente a un anuncio, solo que debe ser algo claro y en función del espacio y tiempo del que se disponga en el medio. Por eso he decidido adoptar el sistema “Código de confianza”.

Es un sistema de autorregulación, y por tanto los blogueros son libres de adoptarlo o no, pero cuando lo conocí me pareció un sistema tan sencillo y claro que he decidido unirme a él.

Así pues, desde este momento el blog adoptará el código básico, el que dice que para la elaboración del blog no se han recibido ningún tipo de incentivos.

Código de Confianza Básico C0C

Si un día esto cambia, por supuesto cambiará el código que utilice, y en el caso de tratarse de algo puntual, lo indicaré claramente en la entrada correspondiente con el código adecuado. De igual forma, si vuelvo a hacer una publicación en una red social por la que vaya a recibir algún tipo de contraprestación, lo indicaré con la etiqueta #pub o #publi si en el propio contenido compartido no queda suficientemente claro.

¿Qué opináis sobre las entradas patrocinadas? ¿Creéis que los autores deben indicar que se trata de publicidad? Y si ya has escrito alguna, ¿informaste a tus lectores de que habías recibido algún tipo de regalo o contraprestación por escribirla?

Marta Lanza ( 111 Posts )

Marta Lanza es una asesora jurídica especializada en los procedimientos con la Administración, tanto si se hacen online como directamente "en persona", ayudando a sus clientes a no perderse en las, a veces, procelosas relaciones entre administrado y Administración.

6 pensamientos en “La publicidad en el blog

  1. Carlos Nuñez

    Yo tampoco tengo publicidad, aunque cuando cuelgo algún video de You Tube, se cuela en ellos, pero es un daño colateral de usar esa red social….

    Responder
    1. Marta Lanza Autor

      Hombre, Carlos, en ese caso es Google el que pone la publicidad en todos los vídeos de YouTube y además lo hace claramente, así que no creo que nadie ponga en duda su carácter publicitario 😉

      Responder
  2. Alfonso - robinju.com

    Muy interesante Marta, yo estoy planteándome después de más de 4 años colocar banners publicitarios. Le tengo que dar alguna vuelta más.

    Con respecto a los enlaces patrocinados y eventos, no se trata de querer o no mencionar que es un publireportaje o un enlace patrocinado, simplemente lo tienes que hacer para cumplir la ley. Nosotros mencionamos cada entrada que corresponde a un blogtrip al final y el único post patrocinado que hemos hecho también está identificado como tal. El problema es que algunas agencias, clientes y blogueros o no conocen o directamente no lo quieren hacer para buscar una falsa apariencia de espontaneidad y que no parezca pagado. Eso es engañar.

    Un abrazo

    Responder
    1. Marta Lanza Autor

      La mayoría de la gente no tiene dudas que si pone banners es publicidad, pero creen que si ganan poco no tienen ninguna obligación legal por el hecho de ponerlos, y no es así. Sin embargo, como tú bien señalas, Alfonso, el tema de los post patrocinados tiene mucha más miga, y me alegra ver que tu lo tienes claro, porque ya sea por incentivo de los anunciantes que prefieren que no aparezca marcado como publicidad o por parte de los propios blogueros, que creen que si no reciben dinero no les están pagando y no es publicidad propiamente dicha, ¡lo es y tienen que decirlo! (además de otras obligaciones, fiscales incluidas, claro)
      Por eso he escrito este post o el de las cookies, para, de una forma un poco más personal, aclarar algunos conceptos equivocados sobre los blogs y sus obligaciones cuando dejan de ser “personales”.

      Responder
  3. Ana

    Me surgen dudas, tengo un blog con adsense y esta claro que es adsense y que genera ingresos.
    Pero a pesar de que tengo el blog registrado en España (por el idioma preferi un registrador para mi dominio español) yo vivo permanentemente fuera de España ¿tengo que legalmente aplicar la ley española por registralo alli ?
    Gracias y muy buen post

    Responder
    1. Marta Lanza Autor

      Ni siquiera el tema es donde lo registraste, Ana. Depende de para qué aspecto estemos hablando, aplicarás unas normas u otras, ¡o todas! Bienvenida al mundo transfronterizo que es Internet.
      Así, la ley europea de cookies se hizo para proteger a los usuarios europeos, y como digo en la entrada dedicada a ellas, en caso de duda, lo que hay que mirar es si la mayoría de los visitantes son españoles. Pero con la publicidad, las normas que se le aplican y donde tributas los ingresos dependerán de varios factores. Sin saber más de tu caso, parece que sí tendrías que aplicar la normativa española, pero para estar seguros habría que analizar tu caso concreto mediante una consulta profesional.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *